Requiescat in pace

1970

¿Cuándo murieron los cines? Para mí, fue cuando comenzaron a fraccionar las salas cinematográficas. Tomaban una sala de ésas que tenían una pantalla enorme y capacidad para varios cientos de espectadores, y la dividían en tres, cuatro o incluso cinco salitas pequeñas y miserables, con una pantalla chiquita y no demasiado volumen, ya que de lo contrario el sonido pasaría a la salita pequeña y miserable de al lado. Y así los "multicines" fueron reemplazando a los cines, pero ¡ay!, no es lo mismo un pastel que un puñado de migajas.
En algún momento las películas dejaron de almacenarse en celuloide, y los proyectores pasaron a ser digitales. Y con el progreso de la tecnología hogareña, hoy cualquier pastenaca puede tener en su casa la misma calidad de imagen y sonido de una de esas salitas pequeñas y miserables.
Ahora dirán que el COVID-19 mató a las salas cinematográficas, pero ya estaban muertas desde hace tiempo.
Lateralmente, una de las cosas que en algún momento va a desaparecer es la versión CAM de una película, es decir, aquella copia ilegal y apresurada hecha por algún kamikaze que se las ingenia para burlar los controles y contrabandear una cámara –tal vez la de su celular– y filmar la película mientras se exhibe, es decir, hacer una película de la película, a trancas y a barrancas, borrosa, con mal audio y a veces incompleta, pero que el fanático se apresura a descargar para así saber, al menos a grandes rasgos, qué sucede en la película.
Curiosidad para centennials: hace 40 años, en la era de los videoclubes, ya existían las CAM, pero en VHS. No hablo de las copias "truchas" de un título publicado legalmente, sino de las copias de un video "hogareño" filmado por un arriesgado (y por lo general, chapucero) espectador en una sala mal iluminada y con ángulos imposibles.
Vaya como muestra una CAM de la última película de James Bond.

Screenshot (10)

Seguramente alguien retocó (y recortó) el archivo para hacerlo más soportable. Los subtítulos originales (¿en holandés, en afrikaans?) han sido, obviamente, imposibles de remover. Y alguien más le incrustó la publicidad de una página de juegos online. Ahora veamos un fotograma de la misma escena, pero en un ripeado de bluray a 720p.

Screenshot (11)

Nótese que ni siquiera es un ripeado a 1080p, sino a 720p, es decir, la misma definición de un DVD. Aún así, la mejora es notable.
Hasta hace poco, si una película no tenía su versión CAM, no había duda de que no era una película que le interesase a demasiada gente. (O simplemente se trataba de una película directa a video, que es lo mismo.) Ahora también se ripea desde el streaming, lo que elimina la necesida (y la posiblilidad) de una CAM. Por otra parte, no ha habido blockbuster que no haya tenido su CAM. Las ha habido de Jurassic Park (1993),  Independence Day (1996), The Matrix (1999) e incontables más: todas las de Harry Potter o del Señor de los Anillos, todas las de Indiana Jones, todas las de Star Wars, las más recientes de James Bond, etcétera.
¿Y por qué hay gente que aún se toma la molestia de descargar y de ver una versión CAM? Tal vez se deba a que antes, y digo antes del VHS y antes del DVD, no era fácil ver películas en casa, y ya no hablemos de estrenos, sino de películas viejas y en una TV en blanco y negro, por lo común mal traducidas y peor cortadas, qué digo, mutiladas, para hacer lugar a la tanda publicitaria, así que para muchos, incluso una CAM era (o es) mejor que la nada misma.
Dudo que haya centennials que pierdan el tiempo en una CAM. Son una generación que está acostumbrada a buenos ripeos, de música a 320 kbps (cuando no FLAC), y de calidad bluray. No, las CAM son para mayores de 40.
Sospecho que uno de estos días –un día ya no muy lejano– alguien filmará la última versión CAM, en el último cine.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No Time to Die

Audiolibros

DC vs Vampires #1